A diferencia de las acciones nominativas, en las acciones al portador (bearer shares) no figura ningún nombre y se reconoce como propietario al portador de dichas acciones en un momento dado. La titularidad de las acciones se puede transferir libremente sin costes ni gestiones legales y basta con poseer los títulos para acreditar la propiedad de una sociedad con acciones al portador.  Al ser totalmente confidencial la transmisión de las acciones no se genera ningún escenario susceptible de pagar impuestos por lo que su obvia aplicación directa es evitar el impuesto por transmisiones. Debido a los altos riesgos asociados a las acciones al portador, organizaciones como la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) exige a los países que tengan personas jurídicas capaces de emitir este tipo de acciones, que tomen medidas apropiadas para garantizar de que no sean utilizadas indebidamente para el lavado de dinero. En este sentido, en algunos paraísos fiscales donde se pueden emitir acciones al portador o bearer shares se deben custodiar dichos títulos en la sede de un Agente Registrador autorizado y cualquier cambio debe ser notificado a dicho agente. Se intenta minimizar así el riesgo de un uso indebido aunque se siguen pudiendo transferir con facilidad y gozan de privacidad, al no ser incorporados los propietarios en ningún fichero público.

Sociedades con acciones al portador

Gracias a las acciones al portador, los propietarios de una sociedad offshore pueden permanecer en total anonimato puesto que no figuran en los registros públicos de accionistas y los cambios en el accionariado son confidenciales. Entre los usos más frecuentes de las sociedades offshore con acciones al portador están la administración de bienes como barcos y aviones o propiedades inmobiliarias. Al registrar estos bienes o inmuebles a nombre de una sociedad con acciones al portador, la propiedad de dichos bienes se puede transferir de forma confidencial sin necesidad de pagar impuestos, costes de registro o notarios. Por lo general el uso de esta acciones es para evitar impuestos aunque se utilizan también como herramienta para protección de activos.

Jurisdicciones que permiten las acciones al portador

Actualmente el número de jurisdicciones fiscales que permiten la creación de sociedades con acciones al portador ha disminuido drásticamente por presiones de diversos organismos y por el riesgo que existe de un uso fraudulento. La OCDE ejerce una constante presión sobre las jurisdicciones offshore y paraísos fiscales con el fin de adoptar medidas contra el blanqueo de capitales y fraude fiscal. En muchos paraísos fiscales el uso de las acciones al portador es muy limitado, exigiéndose que los títulos queden en custodia de bancos o agentes autorizados, para así conocer en todo momento los propietarios legales. Los paraísos fiscales que aún permiten el anonimato de los propietarios de acciones al portador son las Islas Marshall, PanamáSeychelles (1-1-2012) y Antigua. En estas jurisdicciones las acciones al portador no deben ser depositadas en la sede de ningún agente autorizado por lo tanto gozan de máxima confidencialidad y por este motivo se les suele denominar en argot financiero “true” bearer shares.

Otras jurisdicciones fiscales siguen permitiendo la emisión de acciones al portador aunque tienen que ser custodiadas por un agente registrador autorizado. En Seychelles, los datos de los propietarios de las acciones al portador deben estar en el registro de accionistas. y cualquier cambio debe ser notificado al agente autorizado. Panamá también ha tomado medidas y ha sancionado una ley que entrará en vigor en 2015 y que obligará a depositar las acciones al portador ante agentes custodios autorizados como bancos, entidades fiduciarias y casas de valores.

En muchas otras jurisdicciones, como la Isla de Man se han ido eliminado las acciones al portador, desde la entrada en vigor el 12 de octubre de 2011 de Companies (Prohibition of Bearer Shares) Act 2011 que obligaba a los titulares de estas acciones a convertirlas en acciones nominativas hasta 12 de abril de 2012.

Noticias relacionadas

Inmovilización de las acciones al portador en Panamá