Belice es un estado independiente del Caribe situado entre México y Guatemala que se independizó de Reino Unido en 1981. Actualmente, Belice es considerado paraíso fiscal o centro financiero offshore debido a sus ventajas fiscales para no residentes y a la ausencia de impuestos de sociedades domiciliadas en esta jurisdicción. También proporciona uno de los niveles de privacidad más altos a precios muy competitivos. Aunque el sistema bancario todavía es muy pequeño respecto a otros paraísos fiscales, Belice se perfila como una buena elección para distintos tipos de sociedades offshore: trusts de protección patrimonial, sociedades de comercio internacional, o empresas especializadas en inversiones en bolsa. Como comentábamos en nuestro listado de paraísos fiscales, la condición de paraíso fiscal es muy amplia, pues no es considerado como tal por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) pero sigue siendo considerado como tal por muchos otros países. La legislación española no incluye esta jurisdicción en su lista de paraísos fiscales.

Acuerdos de doble imposición

Belice tiene acuerdos para evitar la doble imposición con varios países: Antigua y barbuda, Australia, Austria, Bélgica, Barbados, Dinamarca, Dominica, Finlandia, Francia, Granada, Groenlandia, Guyana, Islandia, Irlanda, Islas Faroe, Jamaica, Montserrat, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, St. Kitts and nevis, St. Lucia, St. Vicent and the Grenadines, Suecia y Trinidad y Tobago. Por lo tanto no existen acuerdos para evitar la doble imposición de ciudadanos españoles ni acuerdos de intercambio de información en materia fiscal.  Belice tampoco está afectado por la Directiva Europea sobre Fiscalidad del Ahorro.

Constitución de empresas en Belice

Se puede constituir una sociedad offshore o IBC (International Business Company) en Belice en el plazo de 1-3 días. Las sociedades están exentas de impuestos y únicamente se abonan unas tasas anuales de actividad económica. Tan sólo se requiere un director para crear una empresas y no se requiere de una contabilidad auditada. Una de las mayores ventajas es que no se requiere un capital mínimo desembolsado.

Belice es una de las jurisdicciones fiscales más ventajosas para crear una sociedad offshore o IBC International Business Company. El tiempo aproximado para la constitución de una empresa offshore en Belice suele ser de entre 1 y 3 días, dependiendo de la documentación a aportar y también de la empresa asesora.

Información corporativa IBC

La forma legal de crear una sociedad offshore en Belice es bajo la forma de IBC que consiste en una sociedad no residente y exenta de impuestos. Tampoco se aplican controles de cambio ni convenios sobre doble imposición. Al menos no con España. La tasa anual mínima para la licencia de una sociedad IBC domiciliada en Belice es de 100$.

Capital de la sociedad y acciones

Una de las ventajas de la sociedad IBC domiciliada en Belice es que no se requiere un capital desembolsado mínimo como sí ocurre en muchas otras jurisdicciones o paraísos fiscales. El capital suscrito estándar es de 50,000$ pero, como comentamos, sin mínimo de capital desembolsado. El número mínimo de accionistas es 1, que puede ser de cualquier nacionalidad. El accionista obligatorio también puede ser un accionista corporativo o fiduciario y su identidad no es incorporada en ningún registro público ni los beneficiarios son revelados al Gobierno de Belice. Para crear una empresa IBC en Belice también se requiere de un director, que como en el caso del accionista, puede ser de cualquier nacionalidad así como puede ser un director corporativo o fiduciario.

Contabilidad de la sociedad IBC en Belice

Aunque es necesario llevar la contabilidad de cualquier empresas offshore creada en Belice, no se requiere una contabilidad auditada, ni presentación de cuentas, informes anuales o declaraciones de renta o impuestos.

Actividad de la sociedad

Una International Business Company registrada en Belice podrá llevar a cabo cualquier actividad económica fuera de la jurisdicción y siempre y cuando no se requiere una licencia especial como en el caso de: bancos, aseguradoras, reaseguradoras, juego online, actividades fiduciarias o de trustee o servicios de consultoria y constitución de compañías.