Los directores nominales de una sociedad offshore actúan en nombre del beneficiario y como administradores de la compañía. La opción de nombrar directores nominales en una compañía offshore suele combinarse también con el uso de accionistas nominales para que de este modo se pueda garantizar el anonimato del beneficiario. Y eventualmente también signatarios nominales que son firmantes que puede nombrar la empresa para sus cuentas corporativas.

La mayoría de empresas offshore deben tener un Consejo de Administración encargado de la gestión diaría de la empresa. Normalmente este consejo está compuesto por al menos un director (1-3 dependiendo del la jurisdicción fiscal), que en ocasiones suele ser el mismo beneficiario efectivo de la sociedad. Dependiendo de la jurisdicción en la que se constituye la sociedad, el director o los directores de la compañía son incorporados en Registros públicos u otras fuentes de información que pueden ser consultadas por el gobierno de dicho país o terceros en el caso de los Registros de Directores.

De modo que para proteger la privacidad del beneficiario de una sociedad offshore, éste puede optar por nombrar uno o varios directores nominales, evitando así constar en el registro público. El director nominal tiene una función pasiva por naturaleza, prestando su nombre a la organización a cambio de una comisión o beneficios anuales. El control efectivo de la empresa recae sin embargo en el beneficiario, mediante un poder general proporcionado por el fiduciario, y que le permitirá gestionar la empresa y controlar su actividad.

El director nominal no podrá firmar contratos comerciales o financieros y no tiene el derecho de administrar la empresa. Aún así, es posible entregar a los directores nominales ciertos poderes para firmar contratos, cuentas anuales y declaraciones para la empresa, y mantener la firma autorizada de las cuentas bancarias.

Para garantizar la seguridad del beneficiario, muchos fiduciarios suelen confeccionar contratos privados entre el beneficiario y el director nominal como cartas de renuncia sin fecha (Resignation Letter), poderes legales (General Power of Attorney) o Nominee Director Declaration donde el director nominal se compromete a actuar conforme las instrucciones del beneficiario. De esta forma el beneficiario se asegura el derecho de cesar los directores nominales cuando quiera. Asimismo y de forma privada, los directores nominales vuelven a entregar todos sus poderes a los beneficiarios. El uso de fiduciarios y de directores nominales es perfectamente legal y sirve para proteger la privacidad de los beneficiarios efectivos.