Dominica es una república insular del mar Caribe perteneciente a la Mancomunidad Británica de Naciones desde que en 1978 el Reino Unido concediera su independencia. Dominica es un paraíso fiscal que permite la creación de fideicomisos, compañías internacionales de comercio y el desarrollo de servicios bancarios offshore dirigidos a ciudadanos no residentes y empresas extranjeras.

Impuestos

Una de las ventajas fiscales de Dominica es que aplica una exención de impuestos sobre intereses y ganancias del capital y no existen tasas corporativas ni impuestos sobre las rentas de los no residentes. En igual medida, las sociedades offshore domiciliadas en la isla no pagan impuestos sobre los ingresos obtenidos fuera de la jurisdicción. Para personas físicas no residentes, Dominica es una excelente oportunidad para optimizar los impuestos ya que no aplican impuestos sobre la renta percibida fuera de la jurisdicción.

Sociedades offshore

Las sociedades offshore incorporadas en Dominica disfrutan de máxima privacidad gracias al marco legal que prohíbe divulgar información relativa a los beneficiarios y directores de una empresa. En este sentido, los beneficiarios y los directores no constan en ningún registro público. No se requiere la presentación de cuentas anuales ante ninguna autoridad fiscal de la isla. Para crear una sociedad offshore en Dominica se requiere un mínimo de un accionista y un director.

Acuerdos de intercambio de información

En la actualidad, Dominica no tiene acuerdos de intercambio de información fiscal con ningún gobierno, garantizándose así máxima privacidad sobre las operaciones de no residentes y empresas offshore. Otra ventaja de la que se benefician las empresas internacionales de Dominica es que no existe ninguna restricción de intercambio lo que permite mover la totalidad de los fondos libremente.