Hong Kong es una región administrativa con un estatus especial dentro de la República Popular China. Fue colonia del Reino Unido hasta 1997 cuando se transfirió Hong Kong a la República Popular China. El actual Consejo Legislativo que conforma el parlamento consta de 60 miembros de los cuales la mitad son elegidos por sufragio universal y el resto son elegidos por grupos de representantes de diferentes sectores económicos y sociales. La Región Administrativa de Hong Kong está formada por una península y varias islas situadas en la costa sur del mar de la China Meridional.

Economía

Hong Kong es actualmente uno de los grandes centros financieros de Asia y es considerado paraíso fiscal debido a una imposición neutra para las sociedades offshore cuyos ingresos no proceden del territorio. La economía se basa principalmente en el sector servicios, que representa el 80% de la actividad económica, y donde los servicios financieros son una de las principales áreas de actividad económica. La bolsa de Hong Kong es el segundo mayor mercado de valores de Asia, después de la bolsa de Tokio.

Sociedades offshore

Hong Kong es una jurisdicción fiscal con una muy buena imagen internacional y aceptación a la hora de hacer negocios. Para crear una empresa exenta domiciliada en Hong Kong se requiere un Secretario residente y sede social en la jurisdicción, ambas suelen ser proporcionadas por un Agente Autorizado. No se permiten las acciones al portador y los directores y accionistas son incorporados en un registro público, aunque se permite la contratación de directores nominados. A diferencia de otros paraísos fiscales, el plazo de constitución suele ser más largo, de hasta 3 semanas.

Cuentas bancarias

Pese a su reducido tamaño, Hong Kong ocupa el undécimo lugar en el mundo en volumen de operaciones bancarias. Las empresas registradas en Hong Kong pueden aplicar para una cuenta bancaria dentro de la jurisdicción, pero se requiere la presencia física de todos los oficiales de la empresa. Además según el caso, se debe proporcionar pruebas de que la empresa realiza actividades mercantiles en la zona o en Asia, y existen algunas restricciones sobre el tipo de actividad para ser aceptado en uno de los bancos del país.
De igual modo, las sociedades de Hong Kong pueden abrir cuentas bancarias en muchos otros países, siendo clave en este sentido la reputación del centro financiero.

Acuerdos de doble imposición

Hong Kong tiene acuerdos para evitar la doble imposición con los siguientes países: Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Reino Unido, Irlanda del Norte, Estados Unidos, Vietnam.