El Principado de Mónaco es una ciudad-estado que ocupa el segundo puesto como región independiente más pequeña del mundo, tras el Vaticano. La forma de gobierno es la monarquía constitucional y no forma parte de la Unión Europea aunque está estrechamente vinculado a la UE debido a su unión aduanera con Francia.  Desde 2002 la moneda de uso corriente es el euro y la principal fuente de ingresos del estado es el turismo; el estado mantiene monopolios en numerosos sectores como distribución de tabaco, servicio postal.

Fiscalidad

Mónaco no aplica gravámenes sobre la renta de sus habitantes, excepto los franceses, situación que ha atraído un número considerable de magnates de países europeos que obtienen la mayoría de sus ingresos fuera del principado. En la actualidad, las empresas que realizan más del 25% de sus actividades fuera del principado, están sujetas a impuestos. Para evitar el pago de impuestos por beneficios procedentes de fuera de la jurisdicción, es habitual que las empresas establezcan únicamente las oficinas administrativas en el principado, mientras organizan sus subsidiarias en otros paraísos fiscales. Con este entramado mercantil, las empresas consiguen pagar un impuesto del 35% sobre el 8% de los gastos de sus oficinas administrativas.

Los activos inmobiliarios en Mónaco están sujetos a impuestos aunque no se graban la transmisión en e caso de familiares directos. Sí existe un impuesto de 16% o más para la venta de activos inmobiliarios. Aunque muchas tasas e impuestos por este concepto se pueden evitar adquiriendo los activos inmobiliarios a través de un holding offshore.

Pese a la ausencia de impuestos sobre los ingresos, Mónaco sí aplica un impuesto sobre valor añadido de 19.6% sobre todos los bienes y servicios. Su sistema de impuestos es compartido con Francia por lo que se podría decir que los residentes del principado pagan algunos impuestos franceses. Las empresas pagan un 33% sobre los beneficios excepto si 3/4 de sus ingresos es generado dentro de la jurisdicción.

Servicios financieros

A diferencia de las jurisdicciones fiscales catalogadas de paraísos fiscales, Mónaco no ofrece este tipo de servicios offshore y al menos en teoría, evita que se puedan establecer estructuras para eludir impuestos en otras jurisdicciones fiscales.

Acuerdos de intercambio de información fiscal

Recientemente, el principado ha firmado tratados en materia fiscal con 12 países, y se ha comprometido a cooperar contra el fraude fiscal en un intento por lavar su imagen de paraíso fiscal y salir de la lista negra de la OECD. Desde el año 2012 España ha iniciado negociaciones con el principado para intercambio de información tributaria (Real Decreto 116/2003) cuyo resultado sería que Mónaco dejará de tener consideración de paraíso fiscal que ostenta desde el Real Decreto 1080/1991.