La República de Nauru es un estado de Micronesia, situado en el océano Pacífico central al nordeste de las Islas Solomon, y que es miembro de la Mancomunidad Británica de Naciones pero no es miembro Naciones Unidas. La forma de gobierno es la república parlamentaria y no tiene moneda propia, usándose el dólar australiano como la moneda oficial.

Economía de Nauru

Gran parte de la economía se basaba en la explotación de los depósitos de fosfato que se utiliza como fertilizante y era exportado a Australia. Parte de los beneficios obtenidos de estas exportaciones se congregaron en un fideicomiso que llegó a acumular más de 2,000 millones de dólares. El fideicomiso fue finalmente liquidado para pagar la deuda externa del país en 2004.

Con el fin de potenciar su economía tras agotar los yacimientos de fosfato, Nauru se convirtió en paraíso fiscal en la década de 1990 a través ventajas fiscales y total confidencialidad de las operaciones bancarias. Hasta la entrada en vigor en 2005 de la actual normativa para combatir el blanqueo de capitales, Nauru había acumulado 70,000 millones de dólares sólo en activos provenientes de Rusia.

Ventajas fiscales

Entre las ventajas fiscales de la jurisdicción de Nauru, destaca la ausencia de impuestos sobre ingresos o ganancias del capital, exención de tasas sobre ventas propiedades inmobiliarias, sucesiones. Prácticamente no existen impuestos y tampoco existen acuerdos de doble imposición o intercambio de información fiscal con ningún otro estado.

Las empresas y fideicomisos de Nauru pueden ser usados para gestionar carteras de valores, tener activos en otros países y evitar impuestos de sucesiones o impuestos sobre el patrimonio. Una particularidad de Nauru respecto a otros paraísos fiscales es que permite el traslado de empresas offshore dentro y fuera de la jurisdicción sin necesidad de disolución. Una sociedad offshore puede cambiar su domicilio social a Nauru notificando simplemente al Registro de Empresas.