San Vicente y las Granadinas es un país isleño que forma parte de la Mancomunidad Británica de Naciones y que está situado al norte de Venezuela y de la isla de Granada. La isla principal es San Vicente con capital en Kingstown y el país comprende más de 30 islas del norte del archipiélago de las Granadinas. Es una monarquía constitucional cuyo Gobernador General es nombrado por la Reína Isabel II y en la que el control del gobierno descansa en el Primer Ministro y el Gabinete. El idioma oficial es el inglés y la moneda es el dólar del Caribe Oriental aunque el dólar americano es ampliamente aceptado.

Banca offshore

San Vicente y las Granadinas es el hogar de un pequeño sector de bancos offshore y alberga sucursales de algunos bancos internacionales como Barclays Bank, Canadian Imperial Bank of Commerce o Bank of Nova Scotia. Desde el año 1996 se han introducido varios cambios legislativos en su ley de sociedades offshore que permitieron convertir a San Vicente y Granadinas en una de las jurisdicciones más seguras y privadas.

Privacidad

La Ley de Sociedades Comerciales Internacionales de 1996 contiene disposiciones enfocadas a garantizar que la intimidad de las personas esté protegida. Estas disposiciones reducen la cantidad de información que debe incluirse en los registros del gobierno y restringe el derecho del público a inspeccionar los registros. San Vicente y Granadinas no tiene tratados de doble imposición con ningún otro país y su Gobierno ha reiterado que el derecho a la intimidad en los asuntos financieros es un derecho básico de las sociedades offshore y las instituciones financieras en San Vicente y que no va a ayudar a otros gobiernos recaudar sus impuestos, directamente o bajo el pretexto de investigaciones. Por este motivo no se requiere divulgar públicamente el beneficiario efectivo de una empresa offshore y se permiten las acciones al portador. Asimismo, San Vicente es una nación soberana independiente y por tanto no se ve afectada por la inminente legislación del Reino Unido y la Unión Europea que afectan a los territorios británicos dependientes, la Isla de Man y las Islas del Canal.

Ventajas fiscales IBCs

  • estabilidad política y un sistema jurídico basado en el Derecho anglosajón
  • completo sistema de telecomunicaciones moderno
  • las IBCs de San Vicente y Granadinas están exentas de impuestos
  • no existen requerimientos contables ni de auditoría
  • existen sucursales de muchos bancos internacionales
  • no hay controles de cambio
  • no hay acuerdos de doble imposición con otros estados
  • no se requiere divulgar la identidad de los beneficiarios efectivos, directores o accionistas a la Autoridad

Actividades permitidas

Aunque se permite la creación de empresas offshore de muchos sectores, San Vicente y Granadinas evita especialmente los siguientes negocios y actividades: juego online, agencias de contactos, webs de contenidos para adultos, comercio de productos farmacéuticos, venta al por mayor de móviles y componentes electrónicos, comercio de tabaco, negocios multi-nivel, empresas y sistemas de pagos alternativos online, profesionales intermediarios que mantienen activos en nombre de sus clientes.