Santa Lucía es un pequeño estado insular ubicado en el mar Caribe, al norte de San Vicente y las Granadinas. El país es miembro de la Comunidad del Caribe y utiliza el dólar del caribe oriental como moneda de curso legal. La isla estuvo gobernada alternativamente por los británicos y los franceses, hasta 1814 cuando los británicos tomaron el control definitivo de la isla. En 1979 Santa Lucía se convirtió en un estado independiente de la Mancomunidad Británica de las Naciones asociados con el Reino Unido. Tiene un sistema jurídico basado en el derecho inglés donde el poder judicial es encabezado por la Suprema Corte del Caribe Oriental, cuya jurisdicción se extiende no solo a Santa Lucía sino a Anguila, Antigua y Barbuda, las Islas Vírgenes Británicas, Dominica, Granada, Montserrat, San Cristóbal y Nieves y San Vicente y las Granadinas. La isla también forma parte del conjunto de países que emplean habitualmente el francés.

Economía

La economía de Santa Lucía se basaba tradicionalmente en la agricultura, en años recientes la industria del turismo y las finanzas internacionales han adquirido un papel cada vez más destacado, llegando a representar casi 73% de PIB.

Confidencialidad y secreto bancario

Santa Lucía ofrece un alto nivel de anonimato y privacidad. La Ley de Sociedades Comerciales Internacionales proporciona confidencialidad a los accionistas, directores y funcionarios. La IBC de Santa Lucía es popular porque ofrece confidencialidad y anonimato del cliente, sin requisitos de auditoría o informes, con tarifas gubernamentales anuales bajas y posibilidades flexibles de organización corporativa.

Sociedades offsore

Santa Lucía es un prominente centro de servicios financieros que ofrece a las empresas una gran cantidad de servicios financieros y bancarios en una variedad de sectores, el más popular de los cuales siendo la International Business Company (IBC), una sociedad offshore con bajos honorarios anuales y flexibilidad. El marco legal bajo el que operan las sociedades extraterritoriales incorporadas en Santa Lucía es un sistema moderno basado en International Business Companies Act 1999; amendments 2000-2001. El sistema financiero de Santa Lucía nunca ha sido incluido en la lista negra ni ha recibido mucha atención internacional por parte de agencias reguladoras financieras extranjeras. Sin embargo, mantiene fuertes políticas anti-blanqueo y anti-fraudulentas que han mantenido a las industrias de banca offshore y de formación de empresas de Santa Lucía seguras y fiables. Características destacadas de las empresas exentas incorporadas en Santa Lucía:

  • Se exige un mínimo de 1 administrador y accionista.
  • Se permiten directores y accionistas corporativos.
  • No existen requisitos de contabilidad o auditoría, pero si deben guardarse los estados financieros en el domicilio social de la empresa.
  • No se admiten las acciones al portador.
  • No se exige un desembolso mínimo de capital.
  • Exención de impuestos sobre los beneficios generados fuera del país.