Menú Cerrar

Holanda

Holanda es un país que tiene una fiscalidad muy atractiva para la optimización de impuestos en pleno corazón de la Unión Europea. Aunque la OCDE no reconoce su estatus de paraíso fiscal, muchos expertos no dudan en señalarlo como tal. Algunos países de la Unión Europea le acusan de competencia desleal por sus bajos impuestos sobre los beneficios empresariales. Si bien es cierto que Holanda no proporciona la opacidad y el secretismo bancario característicos de los paraísos fiscales tradicionales, es sin lugar a dudas, un medio para optimizar impuestos de forma totalmente legal. La transpariencia de las operaciones mercantiles y los requisitos que se deben cumplir conforme a las disposiciones contables y de auditoría, son los motivos principales esgrimidos para no catalogar al país como un paraíso fiscal. Su política fiscal es especialmente atractiva para los holdings empresariales debido al tratamiento fiscal ventajoso de los dividendos en ciertos supuestos.

Ventajas fiscales

El régimen de las sociedades holandesas de cartera permite una deducción fiscal de los gastos, incluidos los intereses de los préstamos por adquisición. Esto significa que una sociedad holding puede recibir dividendos libres de impuestos y ganancias de capital provenientes de sus subsidiarias y filiales, y al mismo tiempo puede deducir gastos, incluidos intereses sobre préstamos. La deducción de intereses está sujeta a limitaciones, pero en esencia El régimen ofrece la posibilidad de crear pérdidas fiscales que pueden compensarse con otras fuentes de ingresos. El efecto final puede ser que,  realmente se debe muy poco o ningún impuesto sobre fuentes imponibles de ingresos, como intereses, regalías e ingresos por comisiones por servicios. Se aplican limitaciones a las pérdidas de impuestos por arrastre o devolución por parte de compañías holding o financieras. En esencia, las pérdidas fiscales que se originan en un año en el que la actividad principal de la empresa es la tenencia de acciones o actividades de financiación grupal solo pueden ser trasladadas o trasladadas a los años fiscales en los que la empresa tuvo o tiene actividades similares. Tanto la naturaleza de las actividades como el volumen de las actividades (ratios financieros) son relevantes.

Sociedades domiciliadas en Holanda

La sociedad holandesa más popular y que puede ser participada en un 100% por extranjeros es la Besloten Vennootschap o BV que es muy similar a una LLC de Estados Unidos o una GmbH alemana. Las ventajas fiscales de una sociedad holandesa BV le permiten su expansión por el resto de Europa. 

Características sociedad holandesa BV

Características destacadas de la sociedad holandesa BV.

Capital social

No hay requisitos para un capital social mínimo autorizado. Sin embargo, para incorporar, los fundadores deben tener cada uno al menos una acción con derecho de voto emitido para ellos, que podría ser 1 euro por acción.

Accionistas

Un mínimo de un accionista es necesario para incorporar una empresa. Los accionistas pueden residir en cualquier país. En el caso de que la empresas sólo tenga un accionista, su nombre pasará a formar parte de los registros públicos. Sin embargo, al tener dos o más accionistas mantendrá todos sus nombres privados. Los accionistas nominados están permitidos.

Directores

Se requiere un mínimo de un director quien puede tener cualquier nacionalidad y residir en cualquier parte del mundo. Los directores también pueden ser personas jurídicas. Si la sociedad tiene más de un accionista, por lo menos uno de los directores debe ser residente local.

Sede social

La empresa debe tener una dirección de domicilio social local. Además, la empresa debe designar un agente registrado local.

Requisitos contables

Un BV debe presentar declaraciones anuales con estados financieros ante las autoridades fiscales. Normalmente, los estados financieros deben ser auditados. Sin embargo, existe una excepción cuando un BV puede cumplir dos de estos tres criterios:
1. El número promedio de empleados de la BV es inferior a 50;
2. Los activos totales de la BV son menos de 6 millones de euros; o
3. La facturación anual de la BV es inferior a 12 millones de euros.

Impuestos

El impuesto de sociedades es 20% para ganancias de hasta 200,000 euros y 25% sobre ganancias superiores a 200,000 euros. El impuesto sobre los dividendos puede ser del 0% hasta el 15%. Para las personas físicas, la retención fiscal sobre dividendos es del 15%. Para los dividendos pagados a otras compañías que son accionistas, puede ser del 0%. Holanda grava los ingresos mundiales de sus empresas residentes. Las empresas no residentes solo pagan impuestos sobre ciertos ingresos obtenidos en Holanda.

Acuerdos de doble imposición

Una de las mayores ventajas de Holanda, además de la baja tributación, es que se trata del país con mayor número de acuerdos para evitar la doble imposición. Mediante estos acuerdos, las empresas con operaciones en otros países evitan pagar dos veces los impuestos, como ocurre en la mayoría de los casos de empresas matriz y filiales extranjeras. Ya que al declarar los beneficios y tributar en Holanda, el dinero pasa a ser un capital totalmente limpio y libre de circular.