Menú Cerrar

Islas Turcas y Caicos

Las Islas Turcas y Caicos forman parte del Territorio Británico Ultramar dependiente del Reino Unido y están ubicadas al norte de la isla La Española, que está dividida entre los estados de la República Dominicana y Haití. Pese a que en el año 1982 el Reino Unido les concedió la independencia, las islas dieron marcha atrás y prefirieron seguir siendo gobernadas como un territorio dependiente de la corona británica. Desde 2005 el Gobernador de las islas, designado por la Reina, ejerce de jefe de Estado y supervisa las labores de un Consejo Legislativo elegidos por sufragio universal. La moneda de curso legal es el dólar estadounidense y las Islas Turcas y Caicos son miembro asociado de la Comunidad del Caribe.

Economía y ventajas fiscales

Con una población de aproximadamente 30,000 personas, la economía de las Islas Turcas y Caicos depende del turismo, la emisión de sellos postales, la pesca y las inversiones extranjeras no tributables.

Las Islas Turcas y Caicos constituyen una jurisdicción fiscal extraterritorial especialmente diseñada por Reino Unido para convertirse en un centro financiero a nivel mundial. En consecuencia, se implantó una legislación adecuada incluyendo leyes sobre la confidencialidad o secreto bancario, para atraer todo tipo de empresas internacionales de comercio, así como filiales de bancos internacionales, compañías de seguros, fideicomisos y sociedades extraterritoriales exentas. Entre las ventajas de incorporar una empresa offshore en esta jurisdicción podemos destacar la estabilidad política y económica al ser gobernadas baja leyes británicas. La moneda de curso legal es el dólar estadounidense y el idioma oficial es el inglés, facilitando el comercio internacional. Las Islas Turcas y Caicos también tienen una excelente infraestructura y red de telecomunicaciones y un marco legal con penas muy severas para la violación de la privacidad. No tiene tratados de intercambio de información fiscal con ningún estado.

Impuestos en las Islas Turcas y Caicos

La jurisdicción fiscal de las Islas Turcas y Caicos conforman un centro financiero regulado sin impuestos directos sobre los ingresos, ganancias del capital, dividendos corporativos, inmuebles, herencia o sucesión. Para las empresas no residentes domiciliadas en la jurisdicción se ofrece una garantía de exención de impuestos durante 20 años, así como inmunidad para posibles incremento de tasas.

Sociedades offshore en las Islas Turcas y Caicos

La legislación permite la creación de varios tipos de empresas: ‘International Business Company’ que está exenta de impuestos, ‘Limited Life Company (LLC), sociedades extranjeras, empresas nacionales para operar dentro de la jurisdicción, fideicomisos. La forma jurídica más utilizada es la sociedad extraterritorial exenta de impuestos o ‘International Business Company’, que puede ser empleada también como un vehículo para gestionar bienes personales. Las LLCs son usadas por varios holdings como Texaco y Enron Corp para emitir acciones preferentes con una tasa fija acumulativa de dividendos. La totalidad de los fondos recaudados son considerados préstamos a las empresas matrices, de modo que los dividendos por las acciones preferentes son deducibles como si fueran pagos de intereses. Y con la exención de impuestos en las Islas Turcas y Caicos, no hay ninguna retención de impuestos en el pago de dividendos.