Menú Cerrar

Islas Vírgenes Británicas

Las Islas Vírgenes Británicas están situadas en el mar Caribe y constituyen un importante centro financiero offshore considerado paraíso fiscal por las legislaciones de muchos países y organizaciones. Como territorio británico de ultramar, cuenta con estabilidad política y bajo soberanía del Reino Unido. El poder ejecutivo está compartido entre el monarca del Reino Unido, que es representado por un Gobernador designado directamente por la Reina y que a su vez nombra un primer ministro.
A nivel mundial, Reino Unido es una de las figuras más importantes en el sector offshore no sólo porque La City es un centro financiero de referencia sino porque también ha favorecido a sus ex colonias a establecerse como centros financieros.

Economía y ventajas fiscales

Como ventajas estratégicas, las Islas Vírgenes Británicas cuentan con un sistema jurídico inglés, una legislación innovadora con mínima regulación, sistema bancario moderno, exención de impuestos para las compañías extraterritoriales. El archipiélago también tiene una de las economías más prósperas entre los estados caribeños, a pesar de una reducida población de sólo 22 mil habitantes, debido a que es uno de los principales paraísos fiscales del mundo. Las ventajas fiscales que ofrecen las Islas Vírgenes Británicas consiguen atraer mucho capital británico a través de los fondos de inversión y bancos offshore que operan en ambos países.  Muchos fondos de inversión que atraen el capital privado en Reino Unido operan desde Las Islas Vírgenes Británicas pagando menos impuestos y reportando así más beneficio a los inversores británicos. Las sociedades offshore domiciliadas en las Islas Vírgenes Británicas están exentas de impuestos y benefician de un atractivo sistema jurídico y fiscal.

Sociedades offshore en las Vírgenes Británicas

La jurisdicción fiscal de las Islas Vírgenes Británicas es muy atractiva para una amplia variedad de actividades mercantiles internacionales y cuenta actualmente con más de 750,000 empresas offshore registradas. Para crear una empresa exenta se requiere un mínimo de un director y accionista, quien puede ser la misma persona. Tiene acuerdos fiscales para evitar la doble imposición con Suiza y Japón. La forma jurídica más empleada a la hora de incorporar una sociedad offshore en las Islas Vírgenes Británicas es la ‘British Virgin Islands International Business Company, creada bajo el marco legal de las siguientes leyes: International Business Act 1984, International Business Companies (Amendment) Act 1990International Business Companies (Amendment) Acts of 2003 and 2004. Este tipo de empresas gozan de máxima confidencialidad, los accionistas y los directores no son incorporados en ningún fichero público, se permite el nombramiento de directores nominados y la sociedad puede disponer de cuentas bancarias en cualquier parte del mundo.

Capital social y acciones

El capital social estándar de una sociedad no residente es 50,000 USD sin mínimo de desembolso. Se pueden emitir acciones al portar para máxima confidencialidad aunque éstas deben estar custodiadas por un agente autorizado y licenciado.

Directores

Se puede constituir una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas con un único director quien puede ser persona jurídica y residir en cualquier lugar. Se permite el uso de directores nominados para mayor protección de la privacidad.

Accionistas y beneficiarios

Se requiere un mínimo de un accionista y beneficiario, cuyos datos no son incorporados en ningún fichero público.

Requisitos de cumplimiento anual

Las sociedades domiciliadas en BVI pueden celebrar las juntas en cualquier lugar de mundo y no deben presentar declaraciones o cuentas anuales aunque sí se requiere contabilidad y realizar el pago de las tasas anuales de exención de impuestos y mantenimiento de la sociedad.

Impuesto de sociedades

Las empresas extraterritoriales no residentes domiciliadas en esta jurisdicción, están exentas de impuesto por los beneficios que generen fuera del país y no se graban los beneficios del capital.